Consejos y tutoriales 

¿Cómo elegir su retrovisor?

El uso de la bicicleta como medio de locomoción o como deporte aumenta constantemente, lo que conlleva una convivencia no exenta de riesgos entre los usuarios de la vía pública. Para rodar con seguridad, y si no tienes ojos en la nuca, es importante equipar tu bici con un retrovisor adaptado a tu práctica y con un montaje adaptado a tu manillar.

¿Por qué instalar un espejo?

Una de las principales razones para utilizar un espejo retrovisor es la seguridad, especialmente cuando se viaja por la ciudad. Es importante tener una buena visibilidad al girar o cambiar de carril. Una mirada al retrovisor puede ayudarle a evitar peligros como peatones, otros ciclistas y coches.

¿Qué retrovisor de bici elegir según el montaje?

El uso del retrovisor debe ser óptimo y su elección empieza por el posible montaje en tu bici. El primer paso es determinar las posibles ubicaciones del retrovisor en tu bici.

  • Montaje en el manillar : Tras comprobar el diámetro de su manillar, puede montar un retrovisor como el Espion Z56. Este espejo tiene un brazo de 23 cm de largo y ofrece una excelente visibilidad.  

  • Montaje en el casco del ciclista : Permite mantener el manillar despejado, el espejo de bicicleta en el casco es ligero y fácilmente ajustable gracias a su vástago giratorio

Espion Z56

Dooback II 

    • Montaje en los extremos del manillar : Este montaje te permite tener libre acceso al manillar. El retrovisor puede montarse en el lado izquierdo o derecho de tu bici.  

    • Otras fijaciones : El Spy se puede montar en casi cualquier lugar de la bici, ya que tiene un doble giro de 360°.

¿Qué espejo elegir según su práctica? 

Para elegir el mejor retrovisor para la bici según sus necesidades, te presentamos algunos ejemplos.

Julie tiene 36 años y va todos los días en bicicleta al trabajo en el centro de la ciudad. Necesita un espejo que le dé visibilidad para sentirse más segura. Su elección es un retrovisor de gran diámetro con un soporte sobre el manillar, como el Espion Z56, o uno que se monta en el interior del manillar y a sus extremos, como el Dooback II, el Cyclop o el último producto de Zéfal: el ZL Tower 56, que con su viga de celosía limita las vibraciones.

Si las prioridades de Julie son la alta visibilidad y la seguridad, la ZL Tower 80, con sus 80 cm2 de superficie, es la mejor solución.

Estos cuatro retrovisores recomendados tienen un espejo de gran diámetro, lo que permite una buena visibilidad y, por tanto, una mayor seguridad cuando se circula por la ciudad.  

Julien, 35 años, es mountainbiker y le gustaría tener un retrovisor para tranquilizarse cuando abandone los senderos por un tramo de carretera. También quiere tener una indicación de dónde están su pareja y sus hijos durante las salidas familiares. Un retrovisor como el Spy se adapta perfectamente a las exigencias de esta práctica. Su correa elástica permite fijarlo en el eje central de la moto y tener una perfecta visión de la parte trasera. Esta discreta colocación evita roturas y desajustes y la protege de las salpicaduras.

La fijación en los extremos del manillar debe ser proscrita para la práctica de la VTT.

ZL Tower 56

Spin 15

Patrick tiene 52 años, está empezando a montar en bicicleta de carretera y busca equipar su bicicleta con los accesorios adecuados. Para ello, se recomienda un espejo de pequeño diámetro para que no le estorbe durante la conducción. Zéfal recomienda la Spin 15 y su nueva hermana mayor la Spin 25 Estos espejos le permitirán ver de un vistazo si sus compañeros de entrenamiento siguen en su rueda.

Ya tienes toda la información que necesitas para elegir tu retrovisor.